¿En moto o corriendo?

Ya sé que eres motero, que te gusta el ruido, la velocidad y el cuero. Pero hay que cuidar la forma física para integrate perfectamente en tu moto, y para eso, nada mejor que aparcarla de vez en cuando y ponerte a correr. Eso sí, con unas buenas zapatillas que podrás comprar gracias a estos consejos:

Adquiere en tiendas especializadas. Cuando adquieras un nuevo par de zapatillas para correr, lo mejor es ir a una tienda especializada más pequeña en vez de a una gran tienda por departamentos. En general, el personal de las tiendas especializadas va a tener más conocimientos y más tiempo para pasar con cada usuario individual.

Un buen vendedor te hará muchas preguntas sobre tu estilo de correr y patrones para determinar el estilo de zapatilla conveniente para ti. Te van a preguntar cuántos kilómetros corres en una semana, si eres un corredor de carretera o bien un corredor de trail, y si estás adiestrando para una carrera más corta para un maratón.

El vendedor también puede efectuar varias pruebas para determinar cómo pisas. Posiblemente te observen correr en una cinta para correr para poder ver si tienes una sobrepronación (giro del pie hacia adentro) o una supinación (hacia afuera) cuando el pie golpea el suelo. También pueden efectuar una prueba de arco para ver si tiene arcos normales, altos o planos. Estos factores le van a ayudar a determinar qué tipo de zapatilla es la que más te resulta conveniente.

Siempre y cuando sea posible, lleva tus playeras actuales para correr y cualquier calcetín o complemento para el pie que suelas usar; esto ayudará al vendedor a identificar tus necesidades y también le ayudará a elegir de forma inmejorable entre los diferentes modelos.

El vendedor va a tener la ocasión de examinar los patrones de desgaste de las zapatillas viejas, pudiendo confirmar así tu estilo de correr. Por ejemplo, si los patrones de desgaste se concentran eminentemente en el borde interior del zapato, esto señala que tiendes a sobrepronar mientras que corres. Los sobrepronadores generalmente requieren estabilidad o bien zapatillas de control de movimiento.

De igual manera, es importante que emplees tus calcetines y/o plantillas frecuentes cuando te pruebes zapatillas nuevas, de lo contrario te arriesgas a adquirir dos zapatillas que parecen encajar en la tienda, mas no sientan demasiado bien cuando comienzas a correr con ellas.

Si vas a probar las zapatillas corriendo en cinta en la propia tienda, asimismo puede ser interesante llevar la ropa de correr a fin de que te sientas lo más cómodo posible durante la prueba en la propia cinta o bien en los aledaños de la propia tienda. Esto último quizás te parezca un tanto excesivo, pero lo que sí o sí debes no hacer es adquirir zapatillas cuando estés usando un traje o vayas en sandalias o bien chanclas sin calcetines.
A ser posible, compra las zapas a última hora de la tarde. Bastantes personas cometen el error de adquirir zapatos para correr por la mañana temprano, pero hay que tomar en consideración el hecho de que los pies se llenen durante el día.

A resultas de esta hinchazón, un zapato que encaje por la mañana puede no sentirse tan cómodo de noche. Planea tu viaje de compras algo después de las 4pm, puesto que tus pies no se hincharán considerablemente más después de esta hora. Esto es esencial puesto que tus pies también se hinchan mientras que corres, conque necesitas comprar zapatos que sean cómodos cuando tus pies están en su punto más alto de amplitud.

Haz que te midan el pie. Otro error común que la gente comete es asumir que saben el tamaño de sus pies. Sin embargo, el largo y ancho del pie de una persona tiende a cambiar con el tiempo (debido a cosas como el embarazo y la caída de los arcos). En consecuencia, debes medirte el pie toda vez que compras un nuevo par de zapatos, o bien por lo menos algunas veces.

Normalmente, las zapatillas para correr han de ser entre la mitad y un número completo más grandes que los habituales zapatos de calle. Esto le da a los pies más espacio para moverse mientras que corres.
Además de esto, es esencial rememorar que el tamaño puede ser diferente en las diferentes marcas, debido a su diseño y a los materiales utilizados. Así que incluso si eres talla siete en zapatos Nike, puedes ser 7.5 en Reebok. Correr con zapatillas demasiado pequeñas puede causar ampollas y uñas ennegrecidas, lo cual no es divertido ni agradable. Conque despreocúpate demasiado por lograr un zapato de “tu” talla, ¡solo adquiere un zapato que te quede bien!

Prepárate para gastar un tanto de dinero. No hay una regla veloz tratándose de cuánto debes gastar en dos zapatillas para correr, mas desafortunadamente va a ser bastante difícil que encuentre nada por debajo de cien€ si buscas una zapatilla “seria”. Aunque siempre y en todo momento puede aparecer algún chollo o bien modelo de otro año de manera perfecta válido.

Las zapatillas para correr hay que verlas como una inversión – el par adecuado te va a ayudar a correr cómodamente mientras eludes lesiones y accidentes. Adquirir un buen par para correr ahora puede ahorrarte dinero en visitas al médico o en las citas de fisioterapia. No te dejes llevar por esas zapatillas tan baratas de la cabecera, pues posiblemente la amortiguación deje mucho que desear, que no transpiren apropiadamente y desde luego que se rompan muy fácilmente haciendo al final la compra cara; eso si no te lesionas. De la misma forma, no debes gastar demasiado en el último par de zapatos de marca que afirman tener lo último de lo último en tecnología para correr. No es muy probable que cualquiera de estas opciones sea la zapatilla perfecta.