IMPUESTO EN PELIGRO DE EXTINCIÓN:

El impuesto de matriculación es un impuesto que se paga tan sólo una vez en la vida, que es cuando adquieres un vehículo nuevo en el concesionario con una emisiones de CO2 a la atmosfera superiores a 120 g/km.

Si se quiere adquirir un vehículo con emisiones superiores a los baremos indicados es recomendable informarse sobre este impuesto en páginas web como https://www.impuestomatriculacion.es/ para aclarar cuánto nos va a costar este impuesto.

La tendencia del mercado europeo actual es la de convertir los vehículos en cada vez más ecológicos y para ello se confía en una reconversión del sector automovilístico para que los modelos de los próximos años sean cada vez más respetuosos con el medio ambiente. Los coches del futuro serán con motor eléctrico, cada vez más autónomos, con mayor espacio para los ocupantes y es muy probable que acaben siendo compartidos (públicos quizá) para ahorrar energía.

Los principales problemas para la implantación de este plan es el precio de estos vehículos que aún es demasiado elevado y la falta de cargadores eléctricos en las ciudades Españolas. Aparte de todo esto las baterías de litio no dan suficiente autonomía y tardan mucho en cargarse por lo que es muy probable que acaben utilizándose baterías basadas en otros materiales como el grafeno.

TENDENCIAS ECOLÓGICAS EUROPEAS.

 

La conciencia ecológica en Europa toma forma. Aunque ha costado mucho tiempo los gobiernos europeos han tomado consciencia del problema ecológico y empiezan a adaptar las normas y las leyes hacia otras más respetuosas con el medio ambiente.

Las normas más polémicas hasta el momento son el cierre de los centros de los ciudades a los vehículos con motores de combustión a través de un sistema de tarjeta (roja, amarilla, verde), si tu tarjeta es roja o amarilla no podrás acercarte al centro de ninguna ciudad, sólo si tienes una tarjeta verde en tu vehículo que significa que es un vehículo respetuoso con el medio ambiente. Si tienes una tarjeta amarilla puedes circular por el casco urbano cercano al centro y si tienes una tarjeta roja no puedes acercarte al casco central de la ciudad. Hay otras ciudades que han convertido el centro en zonas totalmente peatonales para acabar totalmente con la polémica de las tarjetas ecológicas.

En España se están implantando jornadas de no circulación por el centro de las grandes ciudades a los vehículos poco respetuosos con el medio ambiente bajo pena de multa y , de momento, se considera una medida polémica pero se espera que con el tiempo la población se vaya concienciando de que hay que cuidar mucho más el planeta.